El Alcalde propone el cambio del escudo de Maracaibo

En el acto para conmemorar los 491 años del inicio del proceso de colonización de la ciudad, el alcalde bolivariano Willy Casanova solicitó al Concejo Municipal cambiar el escudo de armas de Maracaibo, que conserva el título otorgado por el reino español, por uno que rinda homenaje a la resistencia indígena.

En ese sentido, Casanova expresó que el escudo de armas conserva la frase "muy noble y leal", por no haberse sumado a la lucha por la independencia y se  preguntó ¿leal a quién? ¿al reino español? Por ello, considera importante cambiar ese símbolo que identifica a la ciudad, pues a su juicio no es correcto para la historia venezolana ni para la memoria de los mártires que  resistieron, ni para nuestros héroes Urdaneta, Miranda y el gran Bolívar, que todavía esta ciudad conserve el título que le dio la corona española.

La plazoleta de la Curva de Molina fue el escenario para recordar la lucha emprendida por los indígenas. Allí el alcalde del municipio, Willy Casanova, en compañía de la primera combatiente del municipio Selene Estrach, y la presidenta del Concejo Municipal, Jessy Gascón, impusieron las órdenes Cacique Nigale y Ciudad de Maracaibo, respectivamente, a personalidades e instituciones por el trabajo desempeñado, especialmente durante la lucha contra la pandemia por la COVID-19.

La líder indígena Aloha Núñez, quien desempeñó el cargo como ministra de los Pueblos Indígenas y encabeza la lista de aspirantes a la Asamblea Nacional, por el Partido Socialista Unido de Venezuela, fungió como oradora de orden del acto. 

Núñez recibió la orden Lago de Maracaibo en su primera clase, por parte del vicepresidente del Consejo Legislativo del estado Zulia,  Juan Romero, en representación del Gobernador del Zulia, y la orden Cacique Nigale en su única clase, por parte del alcalde Willy Casanova.

Al expresar su emoción y orgullo por la transformación de la Curva de Molina, lugar del oeste del municipio de donde es oriunda, Aloha Núñez hizo énfasis en la denuncia de la violenta invasión y masacre que llevaron a los pueblos indígenas a estar arrinconados; eso acabó con gran parte del pueblo añú.

En su discurso, el alcalde Willy Casanova también dejó muy en claro que Maracaibo no celebra su fundación, porque ya existían asentamientos indígenas cuando arribaron los europeos; lo que hay es la conmemoración de la resistencia a un proceso de colonización.  

También resaltó que el partido que lidera en Maracaibo, aspira sentarse en la Asamblea Nacional, con candidatos como Fidel Madroñero, Jean Carlos Martínez, Tony Boza, José Luis Acosta y Jimmy Rodríguez, candidato indígena por los estados Zulia, Trujillo y Mérida,  para que la ciudad tenga dolientes comprometidos con su desarrollo.  

Por su parte, la presidenta del Concejo Municipal de Maracaibo,  Jessy Gascón, recordó la recuperación de la Curva de Molina, desde enero de 2020, a tiempo que definió a Maracaibo como un pueblo en franco renacer, que ha demostrado estar lleno de fuerza especialmente en un año tan difícil, marcado por la declaración de una pandemia que  paralizó, distanció y distrajo la mayoría de las rutas y planes planteados para el avance de la ciudad.

El historiador Juan Romero criticó a quienes señalan esta fecha como los 491 años de la fundación de Maracaibo, cuando estos espacios tienen más de 8 mil años de antigüedad y un importante recorrido histórico.

Por la Oficina de Comunicación e Información
Alcaldía Bolivariana de Maracaibo