Las lluvias fluyen por las cañadas de Maracaibo

Con la temporada de lluvias 2020, miles de maracaiberos se ocupan ahora de ver el florecimiento de los curarires y disfrutar las cosechas de mangos. Atrás quedó el temor del desbordamiento de las cañadas, por donde ahora fluye el agua, tras la limpieza oportuna de sus tramos por parte de la Alcaldía Bolivariana de Maracaibo.

El municipio Maracaibo tiene 12 cañadas y de ellas se extienden un total de 64 brazos, que se encargan de hacer fluir el agua de lluvia, con el apoyo de los ramales y cajones de los puentes distribuidos en el municipio.

 

“Maracaibo se inundaba por los cuatro costados”, recordó el alcalde bolivariano de Maracaibo, Willy Casanova, en su Informe de Gestión de 2019, presentado el 15 de enero de este año.

Allí recalcó los avances logrados por la gestión municipal en materia de servicios públicos, con énfasis en la limpieza preventiva de las 8 principales cañadas de la ciudad: Fénix, Caribe 1, Zapara, Morillo, Arreaga, San Martín, Macuto y Cacaíto.

Casanova acotó que no es una tarea terminada, pues se trata de una labor permanente por el bienestar del pueblo maracaibero.

“En ese esfuerzo, continuamos”, dijo y muestra de ello es que el 26 de enero arrancó el Plan de Limpieza de Cañadas 2020, desde la parroquia Antonio Borjas Romero, en el tramo Aníbal Ospino de la cañada Fénix.

La Dirección General de Servicios Públicos, a cargo de Roberto Rojas, dirige el Plan de Limpieza de Cañadas 2020, para su ejecución se han invertido más de 12 mil millones de bolívares. Los trabajos corren por cuenta del Instituto Municipal de Ambiente (IMA), con el apoyo del Instituto Municipal de Aseo Urbano (Imau).

 

Limpieza y fumigación

Rojas explicó que el despliegue se ejecuta de manera conjunta entre el Imau y el IMA, no solo para evitar los desbordamientos, sino también para minimizar el brote de enfermedades y plagas. Por tal razón, cada tramo saneado también recibe fumigación y desmalezamiento.

A mediados de marzo, el Plan de Limpieza 2020 había avanzado en un 45 % en las cañadas, ramales y cajones de los puentes del municipio. Continuaban las labores en las cañadas Fénix y Morillo, así como La Lagunita, San Jacinto, La Libertador y Haticos II. Aproximadamente 300 sectores se vieron beneficiaron.

Prevención durante la pandemia

La cuarentena social para prevenir la pandemia por COVID-19 inició el 14 de marzo, y con esta, muchas actividades fueron suspendidas. Sin embargo, durante una inspección a la limpieza realizada en el tramo La Negra de la cañada Morillo, el alcalde Casanova aseguró que las labores de recolección de desechos sólidos, así como la fumigación y desmalezamiento de los espacios, no se frenarían durante la cuarentena.

Solo la limpieza del tramo La Negra representa el beneficio para unas 2 mil 500 familias y se extendió por una semana. Con esto en mente, el alcalde declaró que, a pesar del estado de alerta nacional, las labores continuarán a favor de garantizar que las lluvias no generen inundaciones en los hogares maracaiberos.

Al respecto, Roberto Rojas detalló que entre las cañadas de más alto riesgo de inundación se encuentran Fénix, Morillo, Chocolate y Zapara. Con la atención brindada a puentes y tramos, se ha protegido a los habitantes de las parroquias Antonio Borjas Romero, Manuel Dagnino, Juana de Ávila, Francisco Eugenio Bustamante, Chiquinquirá, Cacique Mara, Luis Hurtado Higuera y Cristo de Aranza.

Ahora que la temporada de lluvias inició, varios puentes de las cañadas se ven obstaculizados por los desechos orgánicos arrastrados naturalmente por el agua. El Plan de Limpieza de Cañadas 2020 ha respondido realizando labores de despeje, como ocurrió en los tramos El Varillal y Santa Clara, de la cañada Morillo.

Responsabilidad de todos

Las cañadas deben ser protegidas como un bien público, eso es algo que la vecina Bianeys Perozo entiende muy bien. Ella defiende la integridad de la cañada Morillo, con el recuerdo amargo del desbordamiento de hace 13 años con el que perdió sus electrodomésticos.

“La gente viene a botar la basura y se les advierte, responden que uno se cree dueño de la cañada”, explicó Perozo desde su casa en el barrio Bolívar, asegurando que no se cree la dueña, sino que le afecta directamente pues vive al lado.

Mientras la cañada Morillo se mantenga despejada, Perozo puede guardar la calma en su hogar durante el temporal, pues sabe que el agua de lluvia seguirá su curso. Otros 750 hogares comparten la tranquilidad que genera la limpieza del ramal de la calle 15 de la cañada Morillo.

Elio Quintero, líder de la comunidad del barrio Bolívar invita a los maracaiberos a cuidar de las cañadas. “Cuando el agua se desborda, llega hasta nuestras casas”, advirtió.

El agua puede hacer desastres en las viviendas, pero no puede llevarse los desechos en las cañadas. La Alcaldía de Maracaibo invita a arrojar los desechos sólidos en los contenedores asignados para tal fin.

Por María Arellano
Oficina de Comunicación e Información
Alcaldía Bolivariana de Maracaibo