Una llama que renace

Al cierre de 2019, el Servicio Autónomo para el Suministro de Gas e Infraestructura de Maracaibo (Sagas), daba ̶ entre distribución, recarga, mantenimiento, instalación y recuperación de la red de gas ̶ un balance alentador: Rey de Reyes, Cañada Honda, Metro Guayabal, Ciudad Maracaibo, Puerto Caballo, Los Robles, La Chinita, Villa Aguamarina, San Rafael, Urbanización Gilcón, Pueblo Nuevo, la escuela Luis Beltrán Prieto Figueroa, Viento Norte, Teotiste Gallegos, Hospital Universitario de Maracaibo, Arca de Noé, El Recreo, Don Bosco, El Cují, Francisco de Miranda, CDI La Macandona y Nueva Independencia sumaban al menos 93 mil 767 familias atendidas.

A veces los datos numéricos no recogen la dimensión de un logro. El caso es que este fue uno de los servicios municipales más golpeados por años de abandono, por la desidia de administraciones pasadas, que dejaron sus oficinas desmanteladas, una infraestructura de operatividad reducida a la nada y a sus trabajadores en situación deplorable. La red de gas de la ciudad estaba en vilo. Si se toma en cuenta esto, más las extraordinarias dificultades a las que ha sido sometida la nación en los últimos años y de las que, por supuesto, la ciudad maracaibera no se libra, tal es el caso de los ataques eléctricos y un asfixiante bloqueo económico, esos números empiezan a significar algo y a valorarse el trabajo sostenido, para levantar un servicio indispensable como el del gas doméstico.

Sagas atendiendo a las comunidadesEl alcalde Willy Casanova destaca la importancia de la recuperación del servicio en varios sectores, la reparación de fugas de gas y la instalación de la red en distintas parroquias de la ciudad. Una de sus últimas decisiones, movido por la urgencia que plantea el COVID-19, fue la creación de dos direcciones con el fin de mejorar los diversos servicios durante la cuarentena, una de ellas la Dirección General de Servicios Públicos, a cargo de Roberto Rojas, en la que se inscribe el Sagas.

Ejerciendo el poder organizado

Cuadrillas territoriales SagasSin embargo, el trabajo de recuperación de la red viene marchando desde mucho antes, y con un componente importante: el de la organización popular. El Sagas cuenta con cinco cuadrillas, que son las que dan la operatividad a toda la actividad en las comunidades; estas cuadrillas están integradas por, al menos, ocho trabajadores cada una, pero la organizaciónpopular ha permitido la conformación de las denominadas cuadrillas territoriales. Estas son integradas por personas habitantes de la comunidad a las que, explica el director del Sagas, Héctor Bracho, se les da la instrucción técnica, se les facilita los materiales y los equipos necesarios para acometer la tarea de recuperar el servicio de gas y, al mismo tiempo, fungen como contralores sociales. Así, la misma comunidad es protagónica en el ejercicio del poder, médula de la transformación de fondo en la ejecución de políticas públicas.

También es significativa la alianza y el trabajo en conjunto tanto con Pdvsa-Gas como con la Dirección de Gasificación Nacional, con cuyas instancias la municipalidad ha venido articulando para avanzar.

Cañada Honda, de la parroquia Cacique Mara, con 14 años sin recibir el suministro, es, por ejemplo, uno de los sectores que viene siendo atendido desde el año pasado. En una primera intervención, fueron 62 jornadas de labor para instalar mil 300 metros de tuberías que, en alianza con la Gerencia de Gasificación de PDVSA-Gas, logró restaurarle el servicio a 10 mil familias de esta importante comunidad. La inversión alcanzó los 136
millones 400 mil bolívares soberanos. En marzo de este año, con el creciente compromiso de salvaguardar a la población frente a la pandemia, el Sagas hace un segundo mantenimiento correctivo en el que más de 600 familias son favorecidas, la limpieza de 500 metros de tubería pead y del alimentador principal para liberar las zonas colapsadas, logra el restablecimiento del servicio a la comunidad.

Otro caso destacable es el de la parroquia Luis Hurtado Higuera, en la que, tras 10 años de olvido, el sector El Gaitero recibe el suministro de gas doméstico por tubería, para 180 familias en una primera fase. Allí comenzaría el final de muchos años de dependencia de gas por bombona; dependencia de la que también se libraría en ese mismo tiempo el urbanismo Ciudad Maracaibo, de la parroquia Francisco Eugenio Bustamante, donde 195 familias, en una primera fase, se beneficiaron con la puesta en funcionamiento del servicio de gas doméstico por tubería. Una segunda avanzada de trabajos en esa comunidad alcanzaría a sumar 330 familias.

Activación de la red de gas en casa de Johandra Bracho

Una llama que anima

Panes campesinos, salados y dulces, también pasteles y tequeños son parte de la producción artesanal que Johandra Bracho y Danny Carballo –dos jóvenes emprendedores con una nutrida familia de cuatro hijos– han logrado darle mecha gracias a que el Sagas conectó la red doméstica a Ciudad Maracaibo, comunidad colindante con la urbanización La Lagunita, cuyos habitantes, igualmente, son beneficiados de esta panadería popular y solidaria. Johandra salta a dar fe de la calidad de sus robustos tequeños: “¡son puro queso!” y de inmediato muestra el resto de rubros elaborados en su pequeña industria, en la que participa toda la familia, “todo hecho con mucho cuidado y salubridad”, remarca de seguido la jefa de la casa.

La señora Blanca beneficiada por la red de gasElla y su esposo eran trabajadores asalariados, explotados y mal pagados, pero, con la experiencia ganada, se atrevieron a dar el salto al otro lado del mostrador y ser sus propios jefes. Para lograrlo se inventaron una amasadora que su compañero, con mucha creatividad, armó a punta de piezas recicladas. No había dinero para comprarse una amasadora, de elevado costo en el mercado, pero tampoco había gas por tubería, debían apoyarse en la cocina para tratar de cumplir con los pedidos. Sin embargo, todo el empeño, inventiva y entusiasmo se veía reducido por el gasto en la compra de bombonas de gas (a precios de especulación) y un ritmo de producción lento y poco rendidor. Hasta que los ingenieros del Sagas llegaron al urbanismo anunciando que cumplían indicaciones de la municipalidad de tender la red para toda la comunidad.

A partir de entonces, la llama se encendió con gran fuerza y esta se mantiene disponible día y noche. Yohandra y Danny abrieron su panadería popular y semanalmente cocinan 7 sacos de harina, para un total de 28 al mes.

Blanca Baralt enumera que ella es representante de Ciudad Maracaibo, jefa de Calle del Clap, miembro del Consejo Comunal y del Frente Francisco de Miranda, es parte también de Somos Venezuela, trabajó como Misión Vivienda para trasladar a la comunidad del barrio Puerto Rico –por La Fusta, La Limpia– hasta este complejo urbanístico. Y ante la pregunta de cómo les ha beneficiado la nueva acometida de gas, se dirige a la cocina, la enciende, extiende su mano mostrando la desbordada llama y ofrece: “¡Les preparo un cafecito, ahora sí tengo llama para hacerlo; como a mí me gusta, bien hervidito!”.

A mediados de enero de 2020, en el marco del plan integral de intervención de La Curva de Molina -limportante e histórico punto de convergencia de siete parroquias y convivencia comercial del oeste de la ciudad, que fue marginada por políticas pasadas y prácticamente entregada al vandalismo y mafias de todo tipo- el Sagas inicia en esa zona una instalación de red para garantizar el gas doméstico por tubería a los comercios legales y sectores aledaños que por años careció de este servicio público. La obra consistió en la instalación de 200 metros lineales de tubería pead en la avenida 91, proyectada para que abarque también el mercado tipo I de la Curva, donde funcionarán unos 76 locales comerciales.

En cuarentena siguen avances de la red de gas

Mantenimiento en el sector Los OlivosCon la intervención de La Curva, Sagas arrancó el nuevo año, aún sin sospechar lo que el 2020 traía consigo en pocos meses: el COVID-19 y la obligada cuarentena. En medio de esta nueva coyuntura, Casanova, a final de marzo, emprende el plan especial de mantenimiento a la red de gas doméstico en Maracaibo juntando un equipo multidisciplinario, Sagas y Pdvsa-Gas, “para garantizar que, en el marco de la cuarentena social decretada por el presidente Nicolás Maduro, los servicios públicos no se detengan en la capital zuliana”.

El plan se inició en la subestación de Los Olivos, en la parroquia Caracciolo Parra Pérez, beneficiando 3 mil 400 hogares maracaiberos y que, además del mantenimiento preventivo, también se resguardan las 36 subestaciones de gas doméstico de la ciudad, “para asegurar que el servicio no falle durante la cuarentena por el COVID-19”, recalca el Alcalde.

Reparaciones en el sector El Chocolate

Desde abril de este año, 150 familias del barrio El Chocolate, de la parroquia Cristo de Aranza, se benefician del gas doméstico por tubería
después de más de ocho años de ausencia; gracias a las labores de mantenimiento correctivo de la red, la sustitución de 31 metros de tubería y la reparación de fugas. Lo que es parte del plan especial de mantenimiento anunciado por el alcalde y del que Héctor Bracho, director de Sagas, aseguraría que es un plan a desarrollarse en las 18 parroquias del municipio.

En el sector Rey de Reyes de la parroquia Francisco Eugenio Bustamante, donde por más de 20 años las instalaciones de la red de gas no recibía mantenimiento, se acometió un primer trabajo durante 2019 de recuperación de la red de gas doméstico que, entonces, benefició a una comunidad con más de 2 mil 500 viviendas, que alcanza a 5 mil 234 personas de manera directa, y, de manera indirecta, se beneficiaron las comunidades adyacentes Villa Eclipse, barrio El Despertar, barrio Los Flamingos, barrio Villa Asociaco, barrio Negra Matea, barrio Las Trinitarias y barrio Ezequiel Zamora. 

Instalación de gas en Rey de Reyes

Ahora, en medio de la crisis sanitaria, el Sagas ejecuta en mayo una segunda intervención pendiente en el sector, esta vez se benefician mil 570 familias luego de que el organismo recuperara 15 mil metros de tubería de la red de gas, se excavaran 165 metros en asfalto y se instalaran 460 metros de tubería pead.

Cocinando seguro

Cocineras de la Escuela Gustavo RísquezUno de los sectores más sensibles es el educativo, por ello entre las acciones de primer orden para el organismo está atender las instalaciones de red de gas de las 160 escuelas pertenecientes a los nueve circuitos escolares de Maracaibo, asistidas por el Programa de Alimentación Escolar (PAE) y la Corporación Nacional de Alimentación Escolar (CNAE). Esta atención se materializa a través del Programa de Prevención Escolar Cocinando Seguro, junto con Pdvsa-Gas y la Zona Educativa, por el cual se brinda, uno, la orientación del uso apropiado del gas doméstico y sus instalaciones, para salvaguardar la vida de quienes laboran y estudian en las instituciones; y, dos, la evaluación de las condiciones de la red de cada escuela para detectar y corregir las irregularidades en las líneas del servicio y adecuar sus instalaciones tanto internas como externas.

Una de las más recientes instituciones educativas atendidas, a mediados de mayo, bajo las más estrictas medidas de seguridad sanitaria por el COVID-19, es la Escuela Básica Nacional Gustavo Rísquez, ubicada en la parroquia Santa Lucía, en la que se ejecutaron trabajos de rehabilitación y mantenimiento a la línea de gas. Roberto Rojas, director general de Servicios Públicos, detalló que se instalaron 15 metros de tubería con una longitud aproximada de 32 mm, una válvula de seccionamiento, una tanquilla, un regulador de gas y seis metros de tubería galvanizada de media pulgada. Con esta obra se beneficiaron 300 niñas y niños estudiantes de la institución y habitantes de comunidades adyacentes quienes, por sualta vulnerabilidad, están siendo amparados también con el PAE en esta cuarentena, llevando alimentos preparados hasta sus casas.

“En medio de la cuarentena social, orientada por el presidente Nicolás Maduro, para prevenir la propagación del COVID-19, desde la Alcaldía ratificamos nuestro compromiso con el pueblo maracaibero y la óptima distribución de los servicios básicos”, afirma el director del Sagas, Héctor Bracho, durante estas jornadas de recuperación en el marco del plan especial de mantenimiento a la red impulsada por el alcalde frente a la alarma nacional. Bracho recuerda que en la sede de la Alcaldía, ubicada en el casco central, está el puesto de comando que atiende, en esta cuarentena, las denuncias y/o solicitudes de la comunidad maracaibera en relación con los servicios. En el caso específico del gas, señaló que a través del Instagram @sagasmaracaibo y el correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. pueden también formular las inquietudes al respecto.

Así, las cuadrillas avanzan por la ciudad, con sus tapabocas y cuidados sanitarios, atendiendo los muchos casos a los que aún se les adeuda este importante servicio, pero a las que la autoridad municipal actual está dando frente y resolviendo planificadamente, con una política social, invirtiendo más de la mitad de sus recursos en garantizar los servicios fundamentales de maracaiberas y maracaiberos, de cuya población más del 70% gozan hoy día del uso del gas doméstico. La autoridad municipal apela a la conciencia colectiva, a que adopte un sentido del ahorro de este bien que es de todos.

Así que a apagar la hornilla mientras no se requiera, porque así ayudáis a que en cada cocina renazca la llama.

Por Venus Azuaje
Oficina de Comunicación e Información