Registrados 600 comerciantes informales de La Curva de Molina

Por Luis Parra
Oficina de Comunicación e Información

Para avanzar en el reordenamiento de La Curva de Molina y en el fortalecimiento de una economía más sana, la alcaldía  bolivariana de Maracaibo registró a los comerciantes informales en el complejo deportivo y cultural Patria Joven.

Este registro, que comenzó el 2 de enero tras la intervención de La curva de Molina el primer día del 2020, estuvo dirigido por el director General, Tony Boza; el intendente de Tributos, Jean Carlos Martínez; la presidenta del Concejo Municipal de Maracaibo, Jessy Gascon, y demás concejales.

También se contó con la asistencia de personal del Servicio Integral de Atención a los Ciudadanos Emprendedores (Siace), el Sedemat, la Oficina Municipal de Planificación Urbana y Atención al Ciudadano.

La presidenta del Concejo Municipal de Maracaibo aseguró que en esta jornada, culminada el 3 de diciembre, fueron atendidos más de 600 comerciantes informales, quienes apuestan y confían en las labores de reordenamiento y recuperación de este espacio. Los comerciantes informales presentaron sus documentos y así se pudo verificar y asesorar sobre la actividad comercial que desarrollan en La curva de Molina.

Gascón explicó que el objetivo del registro es proteger el trabajo de las personas que de manera honesta desarrollan actividades comerciales en este lugar, además de generar un nuevo espacio con una economía más sana para los ciudadanos del oeste del municipio.

Se hizo la clasificación de las personas que comercializan víveres, charcuterías, carnes, frutas y verduras, ropa, calzado, artesanía, cigarrillos, además de aquellos que prestan servicios de reparación de teléfonos, peluquerías, venta de repuestos, útiles escolares entre otros.

Comerciantes atendidos

Yina Velásquez, perteneciente a la Asociación de Comerciantes de La Curva de Molina, dijo estar agradecida con el Alcalde por haber tomado en cuenta este espacio para su reorganización.

"Nos han tratado de manera excepcional, no tenemos ninguna queja... ellos están buscando mejorar las condiciones para que trabajemos de manera digna", refirió Yina sobre el equipo de directores y trabajadores que organizó el registro.

Asimismo detalló que durante muchos años los comerciantes informales de La curva de Molina han estado soportando lluvia, suciedad, contaminación y hasta insolación, por lo que con esta intervención se está buscando mejorar el espacio y con ello la atención a los comerciantes, usuarios y al transeúnte, pues tendrán un espacio por dónde circular y transitar libremente.

Para Maria Molina, quien comercializa de manera informal especias, condimentos y "combitos" de cebollín y cilantro entre otros productos, dijo que en 48 años que tiene trabajando en La curva de Molina, nunca había presenciado que alguien le tendiera una mano a ese espacio.

"Yo siempre tuve esperanza en ese muchacho... en Willy, siempre creí y lo apoyé. Ha puesto linda la ciudad y ahora atiende a La curva de Molina, le agradezco a Dios por haber puesto personas como él al frente de esta labor", dijo Molina.