En los hostales hospitalarios se cuida la vida

El 80 por ciento de los maracaiberos contaminados con COVID-19 andan con el virus dentro, pero no se dan cuenta de ello, no lo saben, no sienten nada; están como en lo que en el santo y seña zuliano se llama, olímpicamente, “paterrolo”.

Forman parte de los denominados asintomáticos”. Son, si se quieren, los más “afortunados” en medio de la pandemia; pero sólo sí se detecta a tiempo su condición, no serán disparadores mortales del coronavirus por donde pasan, por donde respiran. Son, para la sociedad, para sus familias, sus amigos, sus vecinos, sus compañeros de trabajo, los más peligrosos. Y sólo que actúen con conciencia (permitiendo que le realicen la prueba rápida y, de ser positivo, aceptar el aislamiento supervisado), ellos podrán cortar esa cadena de contagio que pone en peligro la vida de los demás e, incluso, pueden prevenir una futura complicación de salud para sí mismos. La Alcaldía Bolivariana de Maracaibo despliega toda una campaña de concienciación bajo el lema: “La vacuna sois vos”, para pedir a los maracaiberos y maracaiberas que actúen responsablemente ante la mortal pandemia.

900 en aislamiento

En Maracaibo, 17 hostales hospitalarios (hoteles que han sido especialmente medicalizados) albergan a estas personas, ofreciéndoles no solo atención sanitaria las 24 horas, alimentación, limpieza diaria y desinfección de sus habitaciones, y –en muchos casos– servicios conexos como televisión y cable, para que cumplan religiosamente su estadía de cuarentena y corten con ello la cadena de contagio a la sociedad. 

Por lo menos, 900 personas están siendo atendidas en esos hospedajes. La capacidad de cuidado creció a inicios de julio con la incorporación del Palacio de Eventos de Maracaibo, espacio que puede recibir a 2.500 personas. En los próximas horas se añadirán espacios en la Biblioteca Pública del Estado y en la sede de la UNES, en San Francisco.

Los que se muestran renuentes a esta atención integral, completa, especializada, podrían estar firmando la sentencia de muerte de los que estén a su lado.

“La derecha venezolana, que nada más se encarga de generar problemas, y de generarle preocupaciones y temores a nuestro pueblo, tiene una campaña permanente, sistemática, contra el sentido común, contra la lógica.entonces, por allí anda generando una idea de que si usted es positivo en la prueba rápida, "no permita que lo aíslen"; "no permita que el Gobierno‟ – de manera responsable– "aplique el aislamiento", preventivo, para protegerlo a usted, en primer lugar, para proteger a su familia.

900 en aislamientoUna persona, como ya lo he explicado en varias oportunidades, puede estar asintomática, puede estar positiva en una prueba rápida; puede tener el coronavirus, pero puede estar asintomática, pero son propagadoras del virus, es decir, contagian al resto del entorno: puede contagiar a su mamá, a su papá, a su hermano, a su hermana, a su hijo, a su hija, a su abuelo, a su abuela, al vecino, puede ir a la tienda, puede ir a la panadería, puede ir al supermercado, y convertirse en un propagador del virusentonces esa persona que puede estar sana, que durante toda la enfermedad el coronavirus no presenta síntomas, puede convertirse en un arma letal para su papá, que es diabético; para su mamá, que fue paciente oncológica; para su hermano, que puede ser obeso; para su hermana, que puede tener asma; para su abuelo, que puede ser hipertenso. Y si a una persona con estas características la agarra el coronavirus, es muy probable que la lleve a la muerte. Por eso es indispensable aplicar el aislamiento”, explica con paciencia y ejemplos el alcalde Bolivariano de Maracaibo, Willy Casanova. 

Protocolos de seguridad

La atención en estos espacios está regida por diversos protocolos: médico, de seguridad, logístico. Cerca de 300 personas participan en esas labores, entre personal de la Dirección de Turismo, de la Dirección de Salud Maracaibo, de Bomberos, de Protección Civil y los concejales, estos últimos, con la alta responsabilidad de los 17 alojamientos.

La directora de Turismo de la municipalidad, Michelle Mendoza, refiere: “Nosotros estamos al frente de toda la operatividad de estos hostales hospitalarios, como los hemos llamado, para recibir a los connacionales y también a los pacientes, personas sospechosas, que puedan contener el virus. Es importante resaltar que hay todo un movimiento logístico para poder atender con alimentación a los que ocupan estos espacios...llevamos un protocolo de desinfección tanto para el personal que labora, como para cada una de las habitaciones donde se encuentran los pacientes”. De 8 a 10 de la mañana los familiares les pueden hacer llegar al hostal provisiones que estén establecidas como autorizadas, pero estas deben ser –rigurosamente– entregadas al personal designado en el albergue, no se permite el contacto con familiares y nada puede salir del hotel.

Clory estudia el corona

Ella es docente de la UBV y también es parte de la Comuna de Combatientes de Chávez en la parroquia Cristo de Aranza, lugar donde
habita, que es la más afectada de las 6 que presentan el diagnóstico de mayor número de casos en la capital zuliana. Aunque dice que tomaba sus precauciones, salió positivo en la prueba rápida y no dudó ni por un momento someterse a los estudios requeridos para corroborar su situación de salud y recluirse de una vez en el hostal (Euro Delicias) para cumplir su
  cuarentena y evitar enfermar a otros. Cuenta que “desde el principio hemos sido muy bien atendidos, hemos gozado de las atenciones del equipo, que se ha desplegado con un enorme esfuerzo, La rutina –especifica León, quien se encuentra alojada acá desde el 15 de junio y está a la espera de su resultado de PCR– es que a diario pasa revista el personal médico con un “muy amable trato”, verifican los signos de los pacientes, les preguntan
sobre su estado de salud y les administran los fármacos correspondientes. También, dos veces al día un camarero les lleva agua y hielo, y la alimentación, al igual que la desinfección y eliminación de los desechos, se cumplen fielmente”.

La trabajadora académica y arquitecta agradece la atención recibida y subraya que hay que ponerse en los zapatos de todo el personal que con dedicación, los atienden, exponiéndose; (aunque la estadística se mantiene hasta los momentos en 0 contagios entre el volumen de las 300 personas que a diario se mueven para garantizarle la vida a los pacientes recluidos en estas instalaciones). “Es un trabajo loable que vienen desarrollando acá, ellos no tienen descanso, a toda hora están pendientes. En una situación de emergencia, se les llama y están al pendiente”, le agradece la universitaria al propio Alcalde en diálogo radiofónico.

Para mantenerse ocupada, pues aquí las horas se hacen muy largas, Clory ha echado mano de la estrategia que más conoce: se ha propuesto estudiar, “de manera etnográfica”, esta experiencia de reclusión por el coronavirus. “Estoy en el ojo del huracán”, grafica, y adelanta que investiga la vivencia de confinamiento médico. Su otra estrategia es fortalecer lo espiritual para mantener la calma y la cordura.

Sugerencias para la estadía

Sugerencias para la estadíaLa investigadora Reiny Beth Torres, profesora universitaria con doctorado en Ciencias Humanas, maestría en Ciencias de la Comunicación e Información, y formación en las áreas de sociología y politología, formula un conjunto de recomendaciones que pueden seguir los pacientes en estos centros para mantenerse proactivos, positivos, en esta experiencia de reclusión voluntaria que puede estar marcada por la incertidumbre, si no se sabe manejar bien: opciones como la lectura de libros y otros materiales en digital o en papel que se orienten a una vida saludable o que sean de interés de la persona (evitando las noticias y cadenas de redes sociales que los inquieten); “la pintura y el dibujo ayudan a imaginar y son recreativos” y “la música es sanadora”, por ejemplo, los conciertos y recitales, en la TV, o en digital, son una muy buena alternativa para emplear el tiempo. Igualmente, recomienda mantenerse ocupado en armar un rompecabezas, que bien puede ser de Maracaibo, para reconocer su ciudad; o los juegos en línea como dominó o ajedrez, los crucigramas, las sopas de letras, todo ello les evitará andar rondando pensamientos sobre su estadía allí.

Es bueno “establecer una rutina lúdica y de aprendizaje, que no entorpezca el tratamiento y las indicaciones médicas”, apunta la especialista, y entre las opciones también está el cursar alguna de la gran variedad de talleres cortos online, sobre temáticas de su interés. Asimismo, sus familiares le pueden hacer llegar mensajes por vía digital o telefónica que los animen (fotografías, grabaciones de audio o video, textos) tanto a ellos como al personal que los atiende. “La forma de mirarnos en la enfermedad es parte de un aprendizaje humano que plantea la oportunidad de enfrentar y superar las enfermedades con lo mejor de nosotros mismos”, concluye.

Por Lisbeth Rosillón
Oficina de Comunicación e Información
Alcaldía Bolivariana de Maracaibo