¡Código Violeta! Ponele freno a la violencia machista

El reto continúa: crear una cultura de respeto, inclusión y emancipación de la mujer, con el propósito de erradicar del territorio zuliano la violencia machista. Esta una de las principales acciones que han impulsado la municipalidad, la ciudadanía y los diferentes movimientos sociales que defienden la causa feminista.

En la ciudad se han desarrollado iniciativas para acompañar a las mujeres en su lucha histórica contra el sistema patriarcal. Primero, se creó el Instituto Municipal de la Mujer e Igualdad de Género (Immig), organismo que se encarga de la definición, dirección, coordinación, ejecución y supervisión de las políticas y asuntos relacionados con la condición y situación de las maracaiberas.

Otro paso importante fue la activación del Código Violeta, estrategia que nace en el Immig, para la prevención y erradicación de la violencia intrafamiliar y/o de género. Estos avances son solo el comienzo para conseguir la verdadera transformación en una sociedad, donde impera el machismo y los femicidios son una realidad cotidiana.

Hablemos de la violencia de género

El estado venezolano también ha trabajado para modificar sustancialmente todas las concepciones jurídicas tradicionales, que responden a la desigualdad o injusticia en materia de género. En 2007 entró en vigencia La Ley orgánica sobre el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia.

Este instrumento legal establece en su artículo 14 lo siguiente: La violencia contra las mujeres comprende todo acto de violencia de género que resulte, o pueda tener como resultado un daño físico, sexual, psicológico, emocional, laboral, económico o patrimonial, inclusive las amenazas de tales actos; la coacción o la privación arbitraria de libertad, si se producen tanto en el ámbito público o el privado.

La violencia adopta muchas formas: violencia psicológica, acoso u hostigamiento, violencia física, doméstica o sexual. Acceso carnal violento, prostitución forzada, violencia patrimonial, económica, obstétrica, esterilización forzada, violencia mediática, violencia simbólica, entre otras establecidas en el artículo 15 de la mencionada ley.  

La Organización Panamericana de la salud presentó el siguiente  reporte:

En el caso puntual de Maracaibo, el Immig mostró un trabajo estadístico, basado en las denuncias que recibe a través del Puesto de Comando y otros medios de comunicación alternativos, en el que se evidencia la violencia de género que sufren las habitantes de las diversas parroquias. A continuación se presenta el gráfico con los casos de cada zona, a fin de conocer la realidad del territorio.

De igual forma, este documento institucional muestra los tipos de violencia que denuncian las maracaiberas: la violencia física y psicológica son los principales delitos manifestados durante esta etapa de cuarentena social obligatoria, cuando inició este sondeo.

Otro aspecto importante que se puede extraer de esta investigación es que los rangos de edad más comunes de las víctimas oscilan entre 19 y 48 años y la mayoría se dedican a las tareas del hogar. Además, como ocurre en casi todo el mundo, son maltratadas por una ex pareja, pareja informal o concubino.

Las denuncias se atendieron a través del Código Violeta, en articulación con organismos de seguridad del Estado. También se brindó apoyo psicológico a las víctimas y la asesoría legal correspondiente, según cada proceso judicial. La tarea no termina allí, sigue la evaluación y supervisión de cada una de las denuncias recibidas.

Luisa Araujo, directora del Immig, explicó: “El proceso de recolección de datos de cada una de las víctimas que atendemos forma parte de la data del Observatorio de la Mujer. El objetivo es que tengamos un mapeo; nuestra propia data. Debemos contar con un basamento científico para comprender aún más el tema de la violencia, para evidenciar que esto no es un capricho de las feministas. Nuestro informe está respaldado por métodos, por la ciencia”, afirmó.

¡Denuncia ya! Activa el Código Violeta

El crimen y el abuso se refugian en el silencio. Anicarmen Chirinos, Coordinadora de Violencia Basada en Género del Fondo de Población de Naciones Unidas en el estado Zulia, explicó que la violencia reposa en mitos, en creencias, en la cultura, en prejuicios que de alguna manera le dan pie, le dan fuerza. Es sumamente importante que todos estemos informados para apoyar de manera efectiva a las víctimas.

“El simple hecho de que la víctima pueda romper el silencio, ya es un acto muy valiente. Este es el primer paso de recuperación del poder de la mujer. Aquí es muy importante tomar en consideración todo el acto personal que tiene que atravesar la mujer que es maltratada. Este proceso se conoce como la ruta crítica, donde la persona efectivamente tiene que avanzar, tiene que buscar ese poder para romper con el silencio, para decir que necesita la ayuda y si ella lo requiere interponer la denuncia”, añadió la psicóloga.

Lo importante es reconocer que podemos acompañar a las ciudadanas en esta batalla. Como lo explica Chirinos, en esa ruta crítica que transita la mujer para librase de la violencia influyen tres elementos: primero, los factores internos, motivaciones, que pueden estar relacionados con su propia experiencia, creencias y percepción, y si cuenta o no con una red de apoyo. El segundo elemento es la búsqueda de posibles soluciones. El tercer elemento es la guía institucional para que la víctima obtenga los resultados que esté deseando de protección; que transite por el camino legal que pueda brindarle una respuesta plena y que además se sienta acompañada en ese momento de la denuncia”.

La Alcaldía Bolivariana de Maracaibo creó el programa Código Violeta, con el propósito de crear un protocolo que permita actuar, de forma oportuna y eficiente, ante los casos y lo más transcendental es que no se siga revictimizando a las féminas que se atreven a denunciar al agresor.

 La línea directa con el Puesto de Comando del Órgano de Dirección y Defensa Integral (ODDI) de Maracaibo para atender emergencias, mantiene a disposición los siguientes números telefónicos: 0424-6038041 y 0424-6042947, vía WhatsApp. También está disponible el formulario de denuncias que se publica en este portal web

Por su parte, la feminista Araujo añadió: “Hago un llamado a las mujeres que hoy son víctimas de violencia a que denuncien. Les recuerdo que no están solas. Esto no es un trabajo solo de la institucionalidad; la defensa de la mujer debe hacerse desde la comunidad. Las organizaciones populares de vanguardia que están en el territorio deben involucrarse en esta lucha. Todas y todos somos responsables de que nuestra ciudad sea un territorio libre de violencia de género”.

Un nuevo mundo es posible 

Falta mucho por hacer, sobre todo en un estado tan complejo como el Zulia, que además de ser fronterizo, mantiene una dialéctica entre las diferentes culturas que genera incidencias directas en el desarrollo o en la forma en que se manifiesta la violencia de género.

Para el filósofo, Antonio Boscán, una manera de vencer o derrotar la cultura machista es la paulatina introducción de una nueva cultura, en este caso, marcada por los avances y las luchas de las mujeres feministas, que son las que pueden proporcionar las herramientas para forjar un nuevo tipo de sociedad.

El experto, esboza unas recomendaciones para progresar de manera significativa en la instauración de una nueva cultura, donde se vislumbre un nuevo mundo más justo:

 Cambiar el sistema capitalista y patriarcal, hasta borrar las estructuras materiales e ideológicas que tanto han afectado a la mujer.

 Transformar las instituciones, con el fin de que utilicen todos sus recursos para solventar esta difícil problemática.

Generar una nueva forma de vida social y un nuevo imaginario colectivo, pero tiene que estar siempre enmarcado en la perspectiva feminista.

 Aprender a respetar la diversidad. Se debe buscar una nueva forma de educar a las personas; crear un nuevo tipo de pensamiento más humanitario, que nos permita el acercamiento de unos a los otros.

Cerramos con una frase de la feminista y escritora Alice Walker:
“Las mujeres tienen que llenarse de valentía para alcanzar sus sueños dormidos”.


Por Yuri Alarcón
Oficina de Comunicación e Información
Alcaldía Bolivariana de Maracaibo