26 de febrero - Miércoles de Ceniza

Inicio de la Cuaresma

La costumbre judía de cubrirse con ceniza trasmite el deseo de reconciliación con Dios. En los primeros siglos del catolicismo, las personas con voluntad de conversión, recibían el Sacramento de la Reconciliación el Jueves Santo, con ceniza en la cabeza y vestidos con un "hábito penitencial". En el año 384 d.C., la Cuaresma adquirió un sentido de expiación para todos los cristianos y desde el siglo XI, la Iglesia de Roma ungió con cenizas al inicio de los 40 días de penitencia y conversión. En los miércoles de cenizas los fieles se preparan para participar de los misterios de la pasión, muerte y resurrección de Cristo.