16 de febrero de 1816 - Batalla de Mata de la Miel 

 

Las batallas de ayer suponen un espejo para hoy. Un día antes de la Batalla de Mata de la Miel se supo que el enemigo se acercaba y el Gral. Joaquín Ricaurte quería anunciar la retirada. Páez se negó y marchó con 500 jinetes a enfrentar el enemigo, que lo superaba ampliamente en número. En la noche se echó sobre los realistas y en un momento de máxima tensión se oyó la arenga que hoy resuena en el corazón de la Patria: Vuelvan Caras; con destreza inusitada y validos de la sorpresa, los fieros lanceros conquistaron la victoria. A partir de este momento, José Antonio Páez se convertirá en el jefe indiscutible de los llaneros, y uno de los oficiales de mayor prestigio en el Ejército Libertador.