Más gas para la comunidad

Visitas: 18214

Teníamos diez años sin gas. Pasando demasiadas penurias. Cocinado en leña, en carbón; las bombonas muy caras, a veces había, a veces no había; cuándo podía, tenía que dejar de comprar la comida para comprar la bombona”, se escucha desde el barrio El Recreo, suroeste de Maracaibo –parroquia Francisco Eugenio Bustamante– en la boca de Magalys Colmenares, adulta mayor que a diario tenía que sortear –al igual que todos sus vecinos– la falta de un servicio fundamental.

En la urbanización Urdaneta, centro sur de Maracaibo –parroquia Cecilio Acosta– sus habitantes duplicaban los años de espera para finalmente ver salir la llama de sus cocinas por la red doméstica: hace 20 años fue la última vez que habían podido cocinar como Dios manda, recuerda Xiomara Reverol, quien actúa como representante comunitario del Eje Político 1 de la zona y también habita este complejo urbanístico, fundado hace 75 años, y que en estos tiempos cobija a más de 2.000 familias.

El alcalde Willy Casanova celebra los avances en la gasificación

Joferson Pacheco sólo sabe que el humo de la leña, con la cual cocinaba junto con su pareja, era muy perjudicial para sus niños; su comunidad, al norte de la ciudad, en la popular barriada de Los Pescadores –parroquia Coquivacoa– llevaba 15 años aguardando por el gas por tubería.

Pero los habitantes de los Los Altos –parroquia Francisco Eugenio Bustamante– tienen el mayor récord de paciencia para esperar por este servicio: 35 años, ante lo cual Gladys González reconoce: “Sufrí mucho por el gas, porque estaba muy caro; almorzaba a las cuatro de la tarde, por falta de la bombona, que estaba muy cara, en dólares, ¿de dónde iba yo a sacar dólares, Dios mío? Estoy muy contenta y muy agradecida…desde ayer que entró Willy Casanova a mi casa tengo gas, gracias a él y a mi Dios”.

Les quitamos el macán de (comprar) la bombona”, le gusta decir con mucho orgullo y satisfacción al alcalde bolivariano Willy Casanova, para referirse a cada una de estas historias, a cada abonado nuevo (barrios, urbanizaciones, comercios) a este servicio que el año pasado incorporó más de 35.000 familias. Y este año 2021 –precisa el presidente del Servicio Autónomo para el Suministro de Gas e Infraestructura de Maracaibo (Sagas), Héctor Bracho– el listón está más mucho más alto, casi el doble: se planifica incorporar 60 mil hogares, “entre proyectos de nuevas gasificaciones y con los mantenimientos y mejoras del servicio”.

Willy Casanova y Héctor Bracho gestionan el plan Sagas 2021


Una visión completa

El director general de Servicios Públicos, Roberto Rojas, destaca los logros en materia de servicio de gas por red en la ciudad, mostrando un avance de importancia que se traduce en bienestar para los habitantes del municipio.

Rojas explica que como parte de una visión integral, cumpliendo con las solicitudes realizadas por las propias comunidades, y también acoplado al plan de desarrollo de la ciudad, a la gente no sólo le llegan las cuadrillas del Sagas, sino que conjuntamente con ellas se hacen presentes las correspondientes a diversos servicios como el Instituto Municipal del Aseo Urbano (Imau), Dirección de Asuntos Eléctricos, Dirección de Servicios y Mantenimiento Urbano, la Dirección Municipal de Aguas, el Instituto Municipal del Ambiente, IMA, e Imtcuma.

Dice que esta es una metodología que consiste en ejecutar un conjunto de operaciones que aportan buen vivir a los maracaiberos y maracaiberas. Subraya que estas acciones “se están cumpliendo con todas las medidas de bioseguridad contra la COVID”.


Más de 75% de beneficiados 

En Maracaibo –con más de 2.500.000 habitantes– por lo menos el 75% de su población dispone de gas por red física, según reporta la autoridad del sector, lo que la convierte en la paramunicipal de gas más grande del país. La meta es cubrir el 100% de las necesidades.

Héctor Bracho resalta que en 2020 fue de mucha intensidad en operaciones, aun en medio de la pandemia, para mejorar más el servicio: “Fue el año que rompimos fuente, por decirlo de alguna manera; con lo que fueron las cuadrillas territoriales y el apoyo de PDVSA beneficiamos a sectores que históricamente tenían dificultades, por ejemplo, la urbanización Urdaneta, y también avanzamos en todos los planes: Cocinando Seguro, que va direccionado a las escuelas; el mantenimiento y las nuevas gasificaciones, podemos hablar de más de 58 mil familias que la Alcaldía de Maracaibo –a través del Sagas– benefició en 2020”.

Refiere que una de las actividades principales del año pasado fue la redistribución del gas de la ciudad, en una labor conjunta con PDVSA Gas, para buscar nuevas fuentes que permitiesen sumar más usuarios, como lo son las estaciones de Gas Natural Vehicular (GNV), en las cuales se realizaron algunos trabajos de ingeniería para inyectarle al servicio doméstico. Una de ellas fue la GNV ubicada en la comunidad de Los Altos, con la cual se pudo sumar a más de 2.500 familias a la red, pero se cuenta con una capacidad mayor de hasta 4.000 abonados. Con esta estrategia, se está trabajado en la actualidad en varios sectores, como El Recreo, Altos 1, Altos 2, Altos 3, Hato Verde ABC, Hato Verde Socialista, sector Industrial Norte (cerca del Sambil, que también será beneficiado) para surtirlos a través de la tubería.

Recuperación de gas

En el diagnóstico inicial realizado por la gestión del alcalde Casanova, el gas de la red se escapaba por más de 20 mil fugas significativas, lo que ciertamente mermaba el rendimiento. Hoy día “somos la paramunicipal de gas que menos exceso de consumo tiene”, celebra Bracho.

Arduo trabajo de las cuadrillas del Sagas

Contabiliza que en 2020 se corrigieron casi 10 mil fugas, entre principales y otras menos significativas, lo cual “ayudó a ahorrar no menos de 20 millones de pies cúbicos de gas, que ahora es combustible que se dispone para atender más familias. Nosotros tenemos un dato importante: cuando iniciamos la gestión teníamos alrededor de más de 60 millones de consumo de pies cúbicos de gas y ahora estamos en 45 y llegamos a más familias, todo lo cual se traduce en una importante optimización del servicio”.


San Isidro en el mapa 

Una de las metas planificadas por el Sagas para este año, además de sumar otras 60.000 viviendas al listado de beneficiados, es trabajar con el objetivo de incorporar a la única parroquia de Maracaibo (de las 18 que tiene) que no cuenta con el servicio de gas directo: San Isidro. “Estamos proponiendo construir dos estaciones para iniciar el proceso de gasificación”, a esta entidad de gran importancia por su desarrollo agrícola.

-¿Cuál es su valoración de la participación de la gente, de las comunidades, a través de las cuadrillas territoriales, en favor de la conexión del servicio de gas doméstico?

-Creo que es bastante favorable, cuando nosotros incorporamos a quien padece el problema, tenemos la solución. Hemos tenido muchas experiencias significativas, alentadoras, que nos han servido de aprendizaje, porque junto al pueblo siempre hay mucho conocimiento, hay muchas cosas que asumir, que aprender, y bueno, ha sido el mecanismo, el método, con el que en medio de las dificultades hemos podido avanzar el proceso de gasificación. Cuando comparamos con antiguas gestiones, en estos años (2018-2021), en medio de la dificultad, hemos gasificado más sectores que cualquier otra gestión; lo hicimos en estas condiciones, y ha sido en parte por la organización de la gente; sin la organización, y el apoyo de los trabajadores y trabajadoras del Poder Popular, y el Gobierno nacional, a través de PDVSA Gas, hubiese sido imposible.

Por Lisbeth Rosillón
Oficina de Comunicación e Información
Alcaldía Bolivariana de Maracaibo

Compartir: