Villa Carmen será de los maracaiberos

Visitas: 18192

Casi centenaria, Villa Carmen es testigo vivo del infinito ir y venir de los maracaiberos por la larga e histórica avenida Bella Vista desde inicios del siglo XX.

Memoria de los últimos 95 años en la ciudad, desde su alegre mirador y cúpula central, con pródigas terrazas a través de las cuales soplan buenos vientos, que circulan libremente por sus generosas ventanas y techos elevados, habilitadas para derrotar el caluroso clima local, esta quinta estilo neopalladiano -copia del surgido en Italia- es una de las tres o cuatro edificaciones arquitectónicas de este tipo, que aún se conservan en Maracaibo, con el privilegio de ser ésta la que se encuentra en mejor estado estructural.

Es patrimonio histórico y arquitectónico de Maracaibo

Villa Carmen es una unidad residencial construida para ser apreciada; que convida a observarla, pues su diminuta y permeable cerca permite adentrarse visualmente en ella, sentarse en sus terrazas y evocar la Maracaibo de cuando se estaba dando el salto de circuito agroexportador a capital del petróleo venezolano.

Patrimonio histórico y cultural de la ciudad, registrado también en el inventario de bienes patrimoniales venezolano, la edificación abrirá este año sus puertas al público y a las actividades sociales y culturales que la Alcaldía Bolivariana tiene en portafolio.

Será un hermoso lugar que estará de puertas abiertas para todos”, promete emocionado el alcalde Willy Casanova, al inicio de las labores de rescate de la emblemática edificación, que se construyó sobre los terrenos que pertenecían a la Compañía Anónima Tranvías de Maracaibo, en 1926, y la cual estaba en condiciones de un abandono forzado como resultado de los gobiernos municipales del partido Un Nuevo Tiempo.

Primera restauración oficial 

Tres restauraciones se han llevado a cabo en la edificación

Esta vivienda –incluida en el inventario de Patrimonio Cultural del estado Zulia con el código BI: 069.007– es uno de los pocos inmuebles históricos sobrevivientes en la hoy urbanizada metrópolis maracaibera.

Villa Carmen fue construida por el ingeniero Pedro Róveda

Pedro Romero, quien ha presidido varias entidades relacionadas con lo urbanístico patrimonial, como el Instituto del Patrimonio Cultural, el Centro Rafael Urdaneta, CRU; la Junta de Patrimonio del municipio Maracaibo, entre otros, cuenta que en la ciudad quedan tres o cuatro edificaciones del estilo arquitectónico neopalladino de Villa Carmen. Enumera a Villa Ernesta, ubicada en la franja costera de El Milagro, que por su misma ubicación bajo el nivel de la calle está muy comprometida estructuralmente. Luego está el llamado Palacio de Da Costa Gómez, que los zulianos llaman familiarmente Palacio Loyola, en la 78, Dr. Portillo. También, el hotel Granada muestra algunos elementos de este estilo arquitectónico e igualmente, algunas viviendas de la calle Unión.

Pedro Romero: “Villa Carmen es un bien de interés cultural”

Romero expone que estas villas que se crearon en Maracaibo representan un momento histórico, una expresión social, que le imprimen un valor fundamental, y es necesario rescatar lo poco que aún queda de ellas. El especialista resiente que adicionalmente las instancias de protección y consulta patrimonial, para intervenir estas obras, han desaparecido, o se encuentran inactivas, y ello pone en peligro o compromete un proceso de restauración de los inmuebles; por lo cual propone que se retomen y que los procedimientos a seguir sean fieles a los protocolos establecidos.

Debe su nombre a Carmen de Pardi

Por su parte, el arquitecto y especialista Tito Meleán, quien realizó la negociación de compra de Villa Carmen para el municipio Maracaibo (2002) y ejecutó la primera restauración oficial del inmueble, sostiene que en la ciudad “hay una arquitectura oculta de los años 20 que hay que rescatar”. Ilustra que muchas fachadas comerciales de la ciudad taparon estas obras arquitectónicas importantes.

Tito Meleán: deben restituirse los inmuebles de interés patrimonial

Meleán cuenta que las conversaciones con la familia Urdaneta para adquirir Villa Carmen, por parte de la Alcaldía de Maracaibo, duraron dos años (2001-2002) y el uso inicial planteado era instalar un museo de la gaita y una escuela de formación musical para niños y jóvenes, con el apoyo y la donación de una amplia colección musical, por parte del gaitero Humberto “Mamaota” Rodríguez. Finalmente, el alcalde Gian Carlo Di Martino decide instalar el despacho municipal en el sitio, en 2005. Meleán informa que en la rehabilitación se restablecieron elementos y condiciones originales de la casa.

Presiones sobre Caipa

Al finalizar el gobierno del alcalde Di Martino (2008), este entregó en comodato la edificación al Centro de Atención Integral para Personas con Autismo (Caipa), una unidad operativa del Ministerio de Educación que atiende a niños y jóvenes, y es la única opción de asistencia pública especial para este sector de la población.

Ana Goitía, la directora de esta institución, narra que ellos recibieron la sede de Villa Carmen en un comodato y se les dejó, por parte de la Alcaldía, personal de vigilancia las 24 horas –y también de mantenimiento– tal como lo establecía el acuerdo. Sin embargo, este apoyo les fue retirado al cambiar el gobierno municipal y empezar el partido Un Nuevo Tiempo a mandar en la Alcaldía. Reiteradamente se les pidió que abandonaran esta sede, alegando que era un bien patrimonial y porque supuestamente incumplían cláusulas relativas al mantenimiento. Es decir, que primero les retiraron el personal, y luego los acusaban de no contar con el equipo humano requerido. Ante ello, dice Goitía, se procedió a una batalla legal y comunicacional, junto a los representantes de la comunidad, para no ser expulsados, sin el ofrecimiento de una alternativa de sede.

El abandono forzado impuesto por Un Nuevo Tiempo deterioró la edificaciónMaribel Urribarrí, subdirectora de la institución, recuerda que cada vez que llegaba un nuevo gobierno local de Un Nuevo Tiempo les pedían que saliesen del inmueble de Villa Carmen, “pero no nos ofrecían absolutamente nada”. “Nuestros niños no podían estar a la intemperie”, “y ahora, gracias a Dios, hemos logrado una sede propia”, refiriéndose a la quinta Logos, ubicada en la urbanización Irama, que el alcalde Casanova les entregó este mes de febrero, equipada con línea blanca, aires acondicionados, mesas, escritorios, sillas y otros recursos.

Ambas agradecen que ya culminó la pesadilla que debió vivir la comunidad educativa de Caipa en Villa Carmen, en los últimos años, pues con el retiro de la vigilancia fueron objeto de la delincuencia de manera encarnizada, al punto de tener que trasladar preventivamente los pocos equipos que les quedaron a las sedes de otras instituciones. También suspiran de alivio porque por fin culminaron las angustias de los más de 30 años “rodando prácticamente por toda Maracaibo”, pues carecían de sede propia.

Las mejoras actuales

Más de 100 personas participan en la recuperación del inmueble

Hoy, en Villa Carmen un ejército de mentes y manos trabaja arduamente todo el día para devolverle el brillo a este acervo de los maracaiberos. Alba Canquis, directora de Infraestructura de la Alcaldía de Maracaibo, indica que la estructura requiere reparaciones menores y acondicionamiento, también la eliminación de elementos no propios de la residencia, como protecciones de seguridad que fueron instaladas recientemente y que no son originarias del inmueble; igualmente se repondrá otros elementos característicos de la casa. Ante el robo del cableado de la quinta, hay que restablecer todo el sistema eléctrico y se corrigió una fuga de gas.

La vegetación resultó muy afectada por el abandono de la quinta

Roberto Rojas, director general de Servicios Públicos, informa que para esta gestión “se están involucrando un conjunto de direcciones que van a garantizar el rescate y la recuperación del espacio”; reporta que más de cien personas de esta dependencia del gobierno local participan en diversas labores dentro y fuera de la casa.

Canquis, en su condición de jefa de Infraestructura, puso de relieve dos elementos presentes en este proceso: la búsqueda de asesoría especializada, para asegurar la conservación de Villa Carmen como patrimonio de la ciudad, y darle a esta obra “un sentido amigable”, para que sea “una casa interactiva”, ante la cual “las personas se sientan complacidas de pasar, asistir, entrar y compartir las actividades que van a realizarse allí”. Con todas estas acciones no queda duda de que este lugar, Villa Carmen, renacerá.

Alba Canquis: “Villa Carmen es un ícono de la ciudad”

Por Lisbeth Rosillón
Oficina de Comunicación e Información
Alcaldía Bolivariana de Maracaibo

Compartir: