Actúa contra la violencia sexual

Visitas: 18305

El 35 por ciento de las mujeres ha experimentado violencia sexual o física alguna vez en su vida, en la mayoría de los casos por parte de su pareja. Más de 150 millones de niñas y 73 millones de niños y jóvenes menores de 18 años en el mundo vivieron relaciones sexuales forzadas u otras formas de violencia sexual.

Estas duras cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) evidencian un grave problema de salud pública y una violación de los derechos humanos de millones de personas.

La violencia sexual puede afectar de forma negativa la salud física, mental y sexual de los sobrevivientes. Por ello, la atención recibida en los centros hospitalarios es clave.

En Maracaibo, la maternidad Dr. Armando Castillo Plaza fue designada como uno de los centros pilotos del estado Zulia para la activación del Protocolo de Manejo Clínico de Violencia Sexual, conjuntamente con el Hospital de Machiques Nuestra Señora del Carmen. De esta manera se van identificando las instituciones, actores y responsables del cumplimiento del protocolo en cada municipio.

La ruta forma parte de los lineamientos de la OMS para la práctica clínica. El Ministerio del Poder Popular para la Salud ejecuta este programa en el marco de las cooperaciones con el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA)  y el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (Onusida).

La Alcaldía Bolivariana de Maracaibo, como parte de ese engranaje institucional, desarrolla acciones de formación sobre esta guía clínica, a través del Instituto Municipal de la Mujer (Immig), adscrito a la Dirección General de Desarrollo Social.

“Nuestro papel es hacerle llegar la información a la ciudadanía maracaibera, en especial a las mujeres porque son las principales víctimas. Que ellas conozcan sus derechos es una garantía que nos da para que no se le revictimice y no se le manipule con información errada. También es importante este conocimiento para que las madres puedan orientar a sus hijas e hijos”, sostiene la presidenta del Immig, Luisa Araujo.

El protocolo ante la violencia sexual 

En su artículo 15, la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia define la violencia sexual como “toda conducta que amenace o vulnere el derecho de la mujer a decidir voluntaria y libremente su sexualidad, comprendiendo ésta no sólo el acto sexual, sino toda forma de contacto o acceso sexual, genital o no genital, tales como actos lascivos, actos lascivos violentos, acceso carnal violento o la violación propiamente dicha”.

La estandarización del manejo clínico de este tipo de violencia permitirá el diagnóstico, notificación y manejo adecuado de los casos, reducir la impunidad y brindar el apoyo psicosocial necesario.


Fotografía: René Gutiérrez

“Esto es muy importante porque no es frecuente que la víctima denuncie que ha sido agredida sexualmente, y cuando ocurre la denuncia no hay el debido manejo clínico del caso”, señala la jefa de la División de Ginecoobstetricia de la Maternidad Dr. Armando Castillo Plaza, María Díaz.

En este sentido, informa que en los centros pilotos se ha avanzado con la formación del personal médico, especialistas, residentes, enfermeros, trabajadores sociales y psicólogos, de forma que todos conozcan la ruta clínica.

Explica Díaz que las políticas públicas sobre violencia sexual estaban enfocadas al aspecto legal. “Ahora avanzamos e incorporamos este protocolo clínico que trata de brindarle una atención inmediata a la víctima, hacer una evaluación, determinar que efectivamente ha experimentado una agresión sexual, prevenir una serie de enfermedades de transmisión sexual, ofrecer orientación y evitar embarazos como consecuencia del hecho, además de garantizar la atención psicológica y el apoyo necesario”.

Una vez que la víctima o sobreviviente acude al centro hospitalario, la OMS recomienda una atención compasiva por parte de un personal capacitado. El protocolo se inicia escuchando al paciente y conociendo sus necesidades y preocupaciones.

Este es el flujograma de atención inicial tras una agresión sexual:

María Díaz, jefa de la Maternidad, ente adscrito al Servicio Autónomo Hospital Universitario de Maracaibo (Sahum), destaca la importancia de difundir el contenido de este protocolo. “Que los ciudadanos sepan que existe una ruta clínica, que tenemos un espacio privado disponible para las víctimas de violencia sexual y que estamos capacitados para brindar la debida atención y orientación”.

“Queremos fomentar en la población la cultura de denuncia de estos casos. Que la víctima se sienta protegida, que sepa que tendrá una atención prioritaria al llegar a la maternidad”, agrega.

El conocimiento es para todos 

Usuarios de los centros de salud de Maracaibo, personal médico y líderes de las comunidades ya están conociendo el Protocolo de Manejo Clínico de Violencia Sexual y por ende los derechos que tienen las víctimas en cuanto al abordaje sanitario y psicosocial.

La presidenta del Immig explicó que la información se hace llegar a través de talleres de prevención sobre violencia de género. “Les damos a conocer cuáles son los derechos que tenemos y, en caso de que uno de esos derechos se vulnere, qué deben hacer, a dónde deben ir, qué les deben garantizar y entonces vayan empoderadas con esa información y sepan qué exigir.


Fotografía: René Gutiérrez

Refiere que un grupo de mujeres defensoras comunales, líderes de sus comunidades, al conocer este protocolo pueden también orientar a sus vecinas y acompañarlas en el proceso de atención. “Con esto, ellas también tienen herramientas para saber qué hacer y puedan convertirse en acompañantes, lo que es muy importante en un proceso que es muy duro y muy sensible”.

El Instituto Municipal de la Mujer cuenta con diversos programas de atención, a través de los cuales ha impartido charlas a 946 mujeres y atendido 286 casos sociales en lo que va de 2020.


Fotografía: René Gutiérrez

El proyecto bandera de la institución es el Código Violeta, diseñado en pandemia para dar respuesta rápida y efectiva las mujeres víctimas de la violencia de género. Por medio de esta iniciativa, se han brindado 62 asesorías por parte del Departamento de Defensoría durante la cuarentena por el coronavirus.

Por otro lado, la municipalidad ha atendido 287 casos de defensa a la infancia y la adolescencia, a través de su Centro de Atención a la Infancia y la Adolescencia, institución que ofrece resguardo, cuidado y vigilancia psicosocial a menores maltratados, víctimas de violencia sexual, explotación laboral u otra situación que atente contra su integridad.

Por la Oficina de Comunicación e Información
Alcaldía Bolivariana de Maracaibo

Compartir: