En batalla por los servicios públicos

Visitas: 225

La recolección de desechos sólidos, la gasificación de sectores que esperaron el servicio por más de 20 años, el rescate de corredores viales y sus semáforos, el alumbrado público y la perforación del primer pozo de agua profundo son parte de las obras desarrolladas por la municipalidad este 2020 para consolidar el renacer de los servicios públicos de Maracaibo.

En medio de un año difícil marcado por la pandemia de la COVID-19, la Alcaldía Bolivariana de Maracaibo, a través de la Dirección General de Servicios Públicos, desarrolló una gestión con grandes avances para la ciudad.

Ocurrió el milagro: llegó el aseo

¡El camión! ¡El camión del aseo! Con esta expresión reaccionó Olga Sánchez al ver, luego de tres años, un compactador de basura en su calle. En su vivienda, en el sector La Arriaga, corría de un lado a otro con los ojos abiertos y el corazón acelerado, impulsada por una mezcla de incredulidad y asombro.

“Esto es un milagro. Un camión de los nuevos, de esos que dicen Maracaibo, estaba recogiendo la basura y de gratis. No lo podía creer”. Hasta ese día, los desechos se los llevaba un burrero o un volteo a cambio de productos de la cesta básica, bolívares o dólares.

Olga pertenece a una de las 269.000 familias beneficiarias del plan de frecuencia domiciliaria  que se incrementó con fuerza a partir del segundo semestre del año. Esta estrategia, sumada a la recolección nocturna en los corredores viales, forma parte del plan diseñado para que Maracaibo siga renaciendo limpia.

En 2020, la Alcaldía Bolivariana de Maracaibo sumó equipamiento para el aseo. El inventario es de 37 camiones compactadores, 8 camiones minimatic, 6 camiones volteo, 6 máquinas retroexcavadoras, un mini shower y 4 chutos.

El Instituto Municipal de Aseo Urbano (Imau) atiende cada semana a más de 200 sectores de las 18 parroquias de Maracaibo, con una recolección promedio de 30.000 toneladas de desechos al mes.

Calles y cañadas limpias 

El Instituto Municipal de Ambiente (Ima) despliega sus cuadrillas de barrido manual  en 25 corredores viales, avenidas y calles principales de Maracaibo para el bienestar de 3.650 familias.

Dentro del cronograma de ejecución de servicios públicos, este año el Ima realizó 97 operativos de limpieza, desmalezamiento y recolección en distribuidores, Centros de Diagnóstico Integral (CDI), subestaciones eléctricas, colegios, estaciones de bombeo, hospitales, mercados, plazas, áreas verdes y cañadas.

Fue el 27 de enero cuando se dio inicio al plan de limpieza de las cañadas. Se adquirieron 3 camiones jumbo.

En las cañadas Fénix, Morillo, La Arreaga, Los Caribes, Macuto, Lara, Hamburgos, Silvia y Zapara, y los 39 ramales de estos cauces, se extrajeron este año 99.240 metros cúbicos de desechos sólidos. Esta acción benefició a 60 mil familias, entre ellas las afectadas por las inundaciones de noviembre.

“Teníamos dos años que no se registraban inundaciones en Maracaibo. Este año llovió demasiado, se inundaron zonas que tenían entre 12 y 15 años que no colapsaban. Las 12 cañadas se desbordaron. Hicimos inmediatamente el plan de limpieza y recolección.

Exterminando bichos y virus 

Para evitar la reproducción de plagas y prevenir enfermedades endémicas, en 2020 se ejecutaron fumigaciones en 503 sectores, 191 colegios, 187 centros de salud y 1874 locales comerciales. La acción benefició a 529.758 familias.

No solo bichos, también el coronavirus se combate desde la municipalidad. “Señorita, permítame”, dice un caballero a la entrada del mercado Periférico de La Limpia, mientras pide con la mirada y los gestos que extienda las manos para desinfectarlas con una solución alcoholada.

Desde el inicio de la cuarentena, se crearon puntos de desinfección permanente en la ciudad. Se realizaron 1.325 operativos de desinfección, atendiendo a 923 comunidades, 645 colegios, 539 centros de salud y 3.623 locales comerciales.

¡Adiós a las bombonas!

Finalizando 2020, una avería en la tubería del gas paralizó la elaboración de alimentos para los médicos de guardia y los pacientes hospitalizados del CDI La Macandona, en la parroquia Raúl Leoni.

El Servicio Autónomo para el Suministro de Gas e Infraestructura de Maracaibo (Sagas) realizó la reparación en tiempo récord. “En tres días ya teníamos todo resuelto”, contó el coordinador logístico del CDI, Onel Homer, tras agradecer la instalación de la acometida de gas en el centro asistencial en 2019.

Este año, el Sagas realizó inspección, trabajos de adecuación, gasificación y recuperación de infraestructura en 7 hoteles habilitados para pacientes por la COVID y 10 centros asistenciales.

Por otro lado, las hornillas de miles de cocinas se encendieron por primera vez con la red de distribución doméstica gracias al plan de gasificación –en proceso- con Pdvsa Gas, que contempla 3.849 viviendas.

27 años esperaron tres mil familias del sector Sebastopol para ver esa llama y otros 20 años contaron 1.700 hogares de la Urbanización Urdaneta para liberarse de la esclavitud de la bombona.

Hemos gasificado y hecho mejoras para unas 45.000 familias y terminaremos el año con 60.000”, sostuvo Willy Casanova.

También se atendieron 15 centros educativos para su gasificación o mejora del servicio, se corrigieron 1.184 fugas de gas en 132 sectores y se adecuaron 4 estaciones de servicio de Gas Natural Vehicular (GNV).

Caminos iluminados 

La Dirección Municipal de Asuntos Eléctricos y Corpoelec unieron esfuerzos para recuperar la iluminación de la ciudad, y seguir consolidando los servicios públicos.

Uno de los proyectos principales este año fue el rescate de la Curva de Molina. Allí, se instalaron 7 torres de alumbrado, 36 reflectores y 3 transformadores, y se sustituyeron 80 luminarias.

En 2020 también se renovó el alumbrado público de la calle 72, avenida 5 de Julio, avenida Urdaneta, sector Los Pescadores, Urbanización Urdaneta, Villa Baralt, Paseo Ciencias, Calle Derecha, comando de Bomberos de La Rotaria y alrededores y comando Polimaracaibo La Lagunita, así como las plazas y parques recuperados por la municipalidad. Más recientemente, se inició la rehabilitación e iluminación de la avenida Universidad.

Igualmente, se repusieron transformadores en diferentes parroquias para garantizar el servicio eléctrico a 2.500 familias, y se atendieron 10.800 fallas y averías reportadas.

Transporte para todos 

El 17 de julio de este año, en cuarentena radical, la médica Jéssica Sánchez acudió al CDI La Fortaleza, en Pomona, con sospecha de la COVID-19. Tras dar positivo en la prueba rápida, se activaron los protocolos de rigor. El Sistema Municipal de Transporte Urbano, conocido como BusMaracaibo, se ocupó del traslado hasta el Hotel Gardenia, donde recibió la debida atención. “Estaba limpio. Iba el chofer, un médico y un enfermero”, refirió.

En pandemia, los buses azules movilizaron a 235.000 personas para el despistaje de coronavirus, asintomáticos y connacionales que llegaban al municipio.

Bus Maracaibo creó 8 rutas hospitalarias y 2 rutas de diálisis para trasladar de forma gratuita a los maracaiberos en marzo, abril y mayo, con un récord de 1.167.048 personas atendidas.

El 2021 iniciará con la incorporación de estas unidades azules al transporte público con un nuevo sistema de pago con tarjetas. “De la ruta BusMaracaibo hay 34 unidades en la ciudad, pronto llegarán 60 más para ir completando los 100 que anunciamos en campaña”, anunció el Alcalde.

Dentro de la gestión de servicios públicos, este año el Instituto Municipal de Transporte Colectivo Urbano de Maracaibo realizó la demarcación de 900 huellas en 41 paradas. Esta labor se acompañó de un operativo de fiscalización para el cumplimiento de las medidas de bioseguridad en beneficio de 230.000 pasajeros.

Aguas blancas y servidas 

Una pipa al lado de la otra. Baldes y poncheras también. El camión cisterna de la Alcaldía vierte agua en los recipientes que los vecinos sacan a la calle. Casi un mes sin recibir agua, en el sector Alberto Carnevalli de la parroquia Raúl Leoni, el despacho gratuito calma la sed.

Entre marzo y diciembre, la municipalidad distribuyó 134 millones 870 mil litros de agua potable por cisterna, para 377.100 familias e instituciones priorizadas, incluidos los hostales hospitalarios dispuestos para la atención de casos altamente sospechosos de la COVID-19.

Este año se instalaron 5 tanques australianos con capacidad de 45 mil litros cada uno, para el bienestar de mil 977 familias en zonas de difícil acceso.

Estas acciones fueron ejecutadas por la Dirección Municipal de Aguas, conjuntamente con la Hidrológica del Lago (Hidrolago), Gobernación del Zulia, Ministerio del Poder Popular para la Atención de las Aguas y El Fondo de Las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

La gestión de aguas 2020 en Maracaibo destaca la rehabilitación de 7 equipos de bombeo, entre ellos el quinto motor del embalse de Tulé, adecuaciones en las 4 estaciones de bombeo de agua potable, reparación de 112 fugas, y revisión de 36 válvulas.

“Por primera vez desde que soy alcalde, todos los motores, todas las bombas de los sistemas de distribución que están en Maracaibo están funcionando. Este año nos dedicamos a poner los recursos y reparar las bombas”, manifestó Willy Casanova.

El Alcalde destacó que, en convenio con la Corporación Andina de Fomento (CAF), se realizó una inversión de 60 millones de dólares para la modernización de la Planta Potabilizadora Alonso de Ojeda o Planta C y así aumentar la capacidad de tratamiento del agua que se dirige a los hogares maracaiberos.

Este 2020, se perforó el primer pozo de agua profundo en los terrenos del Ambulatorio La Victoria, parroquia Caracciolo Parra Pérez, para beneficiar a más de 8 mil habitantes de la zona. Otros 12 pozos están en la agenda de 2021.

En el barrio Las Trinitarias se instalaron 318 metros de tuberías en la red principal de acueducto de alimentación, para llevar agua por tubería a 3.784 maracaiberos. En cuanto a aguas servidas, este año se sustituyeron 2.206 metros de tuberías en las 18 parroquias y se aplicó mantenimiento a 400 metros de la red del corredor vial Cuatricentenario.

La gestión de servicios públicos no para. Los esfuerzos y recursos invertidos regresan a la ciudad convertidos en obras.

Por la Oficina de Comunicación e Información
Alcaldía Bolivariana de Maracaibo

Compartir: