Recolección de desechos, una declaración de amor

Visitas: 184

La ciudadanía en Maracaibo abraza sus calles y avenidas, brilla con el sol y ríe de colores. Aquí se quiere la ciudad, se vive, se respeta, y se cuida. Recoger del suelo un papel es como darle una flor. Recolectar toneladas de desechos es, definitivamente, una declaración de amor.

Con sol y con luna, sin descanso, la Alcaldía Bolivariana de Maracaibo le hace una reverencia a la ciudad y limpia su rostro. Con 37 camiones compactadores y 1.010 brigadistas ambientales, cada día se recolectan 1.450 toneladas de basura en las 18 parroquias.

Esta labor titánica comenzó en 2018, tras la peor de las gestiones municipales en materia de recolección de desechos sólidos. Maracaibo se ahogaba entre montañas de desperdicios y un caos generalizado en los servicios públicos. El alcalde Willy Casanova prometió rescatar la ciudad y devolverle su encanto. Aunque falta mucho por hacer, hoy Maracaibo renace limpia.

 

Una gestión que se fortalece

La adquisición de equipos propios y la limpieza de los 33 corredores viales constituyen la primera fase del plan diseñado y puesto en marcha.

“Hemos fortalecido el sistema de recolección de desechos, gracias a una política de impuestos municipales que nos ha permitido invertir alrededor de dos millones de dólares en la adquisición de una nueva flota vehicular”, refiere el director general de Servicios Públicos de la Alcaldía Bolivariana de Maracaibo, Roberto Rojas.

Otro elemento que robustece la labor, tiene que ver con el establecimiento de zonas de transferencia en diferentes sectores y una zona de disposición de desechos para garantizar el mejor funcionamiento.

“Sabemos que no estamos en las mejores condiciones, pero ya hemos garantizado que los corredores principales tengan un sistema de recolección. Ahora nos hemos involucrado en la frecuencia residencial y estamos llegando casa por casa”, sostiene Rojas.

Equipamiento con recursos propios

Con Willy Casanova, Maracaibo se incorpora a un sistema de recolección que no existía. “Cuando llegamos no contamos ni siquiera con un solo camión”, recuerda Rojas.

El director del Instituto Municipal de Aseo Urbano (Imau), Jean Machado, resalta la importancia de contar con equipos propios para mantener la eficiencia en el sistema de recolección de desechos sólidos y garantizar la limpieza.

Detalla que para aumentar los ciclos de frecuencia de recolección, la Alcaldía Bolivariana cuenta con los siguientes vehículos y maquinaria:

37 camiones compactadores.

9 camiones minimatic.

6 camiones volteo.

5 máquinas retroexcavadoras.

1 mini shower.

5 gandolas.

La más reciente entrega de unidades tuvo lugar el 28 de octubre de 2020 en la parroquia Cristo de Aranza, donde el Alcalde sumó tres compactadoras para la recolección domiciliaria, en beneficio de 108 mil familias.

La parroquia Francisco Eugenio Bustamante, el corazón del oeste de Maracaibo, también cuenta con tres unidades incorporadas desde mediados de octubre.

Con esto vamos a lograr el servicio de recolección domiciliaria. Ir a cada calle, a cada casa, a cada comunidad, de manera programada durante la semana, a recoger la basura en la puerta de su casa. Mientras algunos se dedican a generar problemas, conflictos, dificultades, nosotros nos ocupamos de trabajar y de resolver los problemas de nuestro pueblo”, sostiene el alcalde Willy Casanova durante el acto de entrega en el corredor vial Cuatricentenario.

Habitantes de Venancio Pulgar, Antonio Borjas Romero, Idelfonso Vásquez, Manuel Dagnino y Luis Hurtado Higuera reciben el servicio casa por casa; al igual que Bolívar y Santa Lucía por su naturaleza comercial.

El equipamiento permite atender especialmente los grandes hospitales de la ciudad, 21 Centros de Diagnóstico Integral (CDI) y grandes conjuntos residenciales.

Definitivamente sí ha mejorado el servicio. En mi parroquia Santa Lucía se ha notado el cambio, aún falta, pero se ve el trabajo”, dice Renny Osorio.

En Cristo de Aranza, Freddy Contramaestre cree que el municipio puede mejorar la labor de limpieza. “No he visto mayores cambios a pesar de que los entes públicos hacen un gran esfuerzo”.

Toneladas son amores

Gracias a la adquisición y entrega de cada vez más vehículos y maquinaria, se ha incrementado la recolección de desechos. El amor por la ciudad se mide en toneladas. Estas son las estadísticas:

Para alcanzar estas cifras y mantener limpia la metrópolis, la Alcaldía de Maracaibo también despliega 81 cuadrillas de ambientalistas que realizan el barrido manual en los principales corredores viales, zonas comerciales y zonas residenciales.

Los maracaiberos generan alrededor de 2.500 toneladas de basura al día. La meta de recolección de la municipalidad para el cierre de 2020 es pasar de 1.450 toneladas a 2.000 toneladas diarias.

“No estamos en el nivel óptimo, pero nos acercamos cada vez más. Esperamos avanzar el próximo año, con la incorporación de la nueva flota, el mejor funcionamiento de las zonas de transferencia y el mejoramiento del tiempo de recolección en cada uno de los sectores”, apunta el Director General de Servicios Públicos.

Los lugares bonitos nos hacen sentir alegres y relajados, por eso me gusta la idea de una Maracaibo limpia”, dice Gheidy Gil, habitante de la parroquia Juana de Ávila.

Mientras la ciudad duerme

La jornada de recolección nocturna forma parte del plan diseñado para que Maracaibo siga renaciendo limpia. Explica Machado que, esencialmente, este plan va dirigido a los principales corredores de la ciudad: 5 Julio, Bella Vista, Delicias, Av. Urdaneta, La limpia, Circunvalación 2 y Circunvalación 3, entre otros.

La finalidad es mantener una frecuencia nocturna para que con cada aurora los corredores viales muestren orgullosos un rostro impecable. Y entonces, en la otra mitad del día, las viviendas de Maracaibo puedan recibir a las unidades compactadoras.

Anyaneth Rubio y Keila Hernández habitan en la parroquia Cacique Mara. Por sus sitios de residencia, una lleva sus desperdicios hasta la avenida La Limpia y la otra hasta la Circunvalación 1. Los camiones no pasan por sus casas. Mientras duermen, los que salen con la luna, se llevan lo malo, los desechos, y les alivian el sueño.

Keila sugiere aumentar el número de contenedores disponibles para así contribuir a la limpieza de la ciudad. “En la avenida la gente puede colocar la basura, mientras pasan los camiones. A veces se acumula y no sabemos qué hacer con ella. Hay quienes la queman o la dejan en algún terreno desocupado o una cañada. Hay que evitar que eso suceda”, comenta.

Proyectos en marcha

Este amor no se acaba. La Alcaldía Bolivariana de Maracaibo impulsa los siguientes proyectos para consolidar el servicio de recolección de desechos en la ciudad:

  Establecimiento de dos zonas de transferencias ubicadas en lugares estratégicos de las parroquias del oeste y las cercanas al casco central.

 Mejorar la frecuencia nocturna en la madrugada, establecer doble turno de recolección.

 Avanzar en el reciclaje y los materiales de reúso que se puedan obtener en la ciudad.

 Crear un sistema de recolección fortalecido, vinculado con las diferentes organizaciones y expresiones populares en los sectores.

El valor de los residuos

El Ministerio del Poder Popular para el Ecosocialismo (Minec) señala que, por sus características propias, los residuos y desechos sólidos se clasifican en orgánicos e inorgánicos. Y, según la fuente de generación, pueden ser:

domésticos, comerciales, industriales, institucionales, residuos por construcciones y demolición, residuos industriales asimilables a urbanos y residuos generados en plantas de tratamiento.

Desecho sólido es el que se aplica a todo tipo de residuo o desecho que genera el ser humano a partir de su vida diaria y que tienen forma o estado sólido a diferencia de los desechos líquidos o gaseosos. Un papel usado, un envase de cartón o una botella de plástico son ejemplos de residuos sólidos”, describe el director del Imau.

No todo debe considerarse basura. Hay un valor de uso contenido en la mayoría de los desechos domésticos.

Los residuos aprovechables son aquellos a los que se les puede dar utilidad, como el papel, cartón, vidrio, plástico, textiles, cuero y tetrabrik. Los no aprovechables son los residuos sanitarios, cerámicos, colillas de cigarro, cerámicos y papel encerado y metalizado.

Así que cada hogar es un laboratorio. Según los desechos generados, la familia puede iniciar un protocolo de separación y evaluar su reutilización.

Reciclar y no ensuciar la ciudad también son maneras de decirle “te quiero” a Maracaibo. Cada ciudadano puede contribuir a la limpieza y tener la oportunidad de expresar, con hechos, el poderoso sentimiento que lo une a la tierra del sol amada.

Por la Oficina de Comunicación e Información
Alcaldía Bolivariana de Maracaibo

Compartir: